19 de febrero de 2009

UN POQUITO DE MI VIDA

Bueno amigos como ya os conté ayer, esta es la tercera vez que presento los papeles para solicitar una invalidez permanente, pero esta vez he contratado los servicios de un abogado a ver si él consigue lo que yo por mi misma no puedo, pero el otro día cuando fui a presentar la documentación no me dieron muchas esperanzas. Os cuento, resulta que después de más de un año reuniendo informes médicos me citan para presentara toda la documentación que tuviera en la Inspección Médica, cuando entro a la consulta el médico me atiende con mucha amabilidad y yo le entrego todo lo que llevaba, después de un rato de charla me dice: "mirando en su expediente he comprobado que esta es la tercera vez usted que solicita una invalidez permanente ¿en que ha cambiado su situación para solicitarla de nuevo?.

Yo le contesto: mire usted mi estado físico ha empeorado, antes podía andar sin problemas y desde hace mas de un año que me operaron, me veo en la necesidad de desplazarme en sillas de ruedas, según los médicos no es viable la utilización de prótesis, además hace ya cuatro años que me cesaron en mi trabajo y desde entonces no encuentro nada.


Después de un rato el médico me mira a la cara y me dice con suma tranquilidad: "yo le voy aceptar los documentos porque es mi obligación, pero de antemano le digo que seguramente se la van a denegar, evidentemente usted ha empeorado, pero por otro lado el trabajo que tenia era de telefonista y el hecho de que tenga que utilizar la silla de ruedas no la imposibilita para realizar el trabajo que tenia.

Sinceramente amigos no comprendo mucho, resulta que no me conceden la invalidez porque según ellos mi trabajo puedo desempeñarlo sin ningún problema, pero por otro lado tampoco encuentro trabajo, ya que desgraciadamente son pocos los oficios que puedo realizar por mi situación. Trabajos de telefonista ya practicamente no hay, de echo los centros oficiales poco a poco están haciendo desaparecer estos puesto de trabajo y yo pienso "esto es como la pescadilla que se muerde la cola"


Estoy enormemente cabreada porque el gobierno tanto como habla de la reinserción al mundo laboral de los discapacitados, pero a la hora de la verdad todo es una pura mentira, si ya de por si es difícil vivir el día a día por la cantidad de obstáculo que tenemos que vencer en vez de facilitarnos las cosas un poquito, al contrario cada vez no las ponen más complicadas, pensaran ellos que nosotros no tenemos derecho a vivir de forma independiente como cualquier persona, siempre he sido muy independiente y cueste lo que me cueste lo seguiré siendo, por eso voy a seguir luchando con todas mis fuerzas para conseguir esa invalidez, aunque sinceramente amigos preferirá trabajar, yo también tengo que pagar como cualquier españolito, hipoteca, agua, luz y comer, pero para cubrir estas necesidades mínimas hay que tener una fuente de ingresos.

Gracias a Dios soy una persona bastante optimista y siempre intento mirar el lado positivo de las cosas, pienso que lo que Dios te quita por un lado te lo da por otro.


Y cambiando un poco de tema para no aburriros con mis problemas, os diré que hoy mi amiga Caperucita a la que tanto admiro, aprecio y quiero me ha ofrecido este lindo regalo, gracias amiga por los detalles que siempre tienes hacia mi, como tu dices parece que tenemos telepatía, pues cuando tengo un día malo siempre recibo algo de ti y hace que las cosas tengan otro color.


9 comentarios:

maria dijo...

cielo levantate y anda como hizo lazaro el camino parece tortuoso y si lo es pero siempre existe la esperanza es lo que queda pues acogete a ella te daran la invalidez que asi sea asi sera aqui m etines siempre besitos maria

carmen dijo...

Sigue luchando,animo no decaigas el camino no es facil,pero hay estas tu para seguir caminando,es verdad los puestos de telefonistas estan desapareciendo y si para gente con otro tipo de trabajo esta dificil ,para el tuyo mas.
Animo tu puedes,haber si se aburren de verte por alli..jajaja,y al final lo consigues que seguro que sera asi.
Te deseo toda la suerte del mundo.

Un besito cariño.

Dona_57 dijo...

Muchas gracias Maria por tu palabras de apoyo, entre todos me dais un poquito de fuerza para seguir luchando, en eso consiste la vida en luchar constantemente.

Besos de....

LOLA

Dona_57 dijo...

Pues si Carmen no queda mas remedio que seguir luchando, no puedo rendirme ante nada ni ante nadie, en ese aspecto procuro ser optimista.

Besos de...

LOLA

adriselena dijo...

hola dona me llamo rosi y soy de alicante,mi esposo cobra por una minusvalia del 54º/º y ahora esta mucho mas mal,no se si podra volver a trabajar por su estado fisico y por q no hay trabajo,te doi mi mesenger y asi podremos hablar.
rosiselena@hotmail.com

Dona_57 dijo...

Hola Rosi muchas gracias por tu visita y enviarme tu msn, te agragare para poder compartir experiencias,ya ves las cosas estan bastante dificiles para todos, pero evidentemente los que tenemos algun tipo de discapacidad lo tenemos mas crudo como esto no cambie.

Besos de Lola

Asun dijo...

Cuando me ha llegado he pensado en ti y no sabía como hacertelo llegar...Gracias por ser como eres.

Hace unos días he vivido algo que me gustaría compartir con mis amigos / as.

He intentado expresarlo con palabras, y no he hallado las suficientes letras para formularlo.

De todas maneras lo he intentado.

Espero que disfrutes de estas pequeñas palabras

Silla de ruedas

05:30, oigo el despertador.

Uf, ya es hora de levantarse, pero si acabo de acostarme.

¿Por qué tiene que estallar ahora este cacharro?

¿Por qué no puedo esta tan desvelado, como ayer antes de acostarme?

Me quedare cinco minutos mas, luego en la autopista los podré recuperar.

Cierro los ojos y me imagino que estoy en la playa tumbado, tomando energía de mi planeta preferido.

Lo que planee de hacer 5 minutos se multiplicaron por 8.

Miro al reloj, y este me responde con guasa que me he vuelto a quedar dormido.

Como un cohete con destino a la luna salgo de mi cama hacia la cocina para hacerme un café con la esperanza de que me ayude ha abrir los ojos.

La autopista no me permite gastar un poco de adrenalina para apaciguar mi tensión, sino que la aumenta cuando me doy cuenta que estoy atascado en ella.

Cuando por fin llego a la estación de trenes veo como el tren traga a sus últimos pasajeros cierra las puertas lentamente y desaparece en el horizonte.

Como era de esperar llegare tarde al trabajo.

Después de la aventura que tuve para llegar al trabajo, la motivación se derrumba por completo al pensar en la montaña de trabajo que me esta esperando.

Después de 8 horas y media de duro trabajo estoy realmente por los suelos.

Mientras estoy esperando el tren para regresar a casa empiezo casi a deprimirme. Pienso lo bien que pudiera estar si tuviera mi propia empresa, podría ganar mucho dinero y ser mi propio jefe.

Pienso de lo feliz que seria si conociera y compartiera mi vida con mi alma gemela. Pienso el gozo que sentiría si fuese una gran personalidad que viajara mucho y fuese reconocido y respetada. Sigo pensando y soñando llegando a la conclusión que debo ser la persona más infeliz del planeta.

Justo en este instante paso algo que almacenaré toda mi vida en el baúl de mis recuerdos.

No hable con un ángel, pero un ángel tuvo que haber planeado este encuentro.

"Hola señor, me puede ayudar a subir al tren cuando venga" me dijo una suave y alegre voz que procedía de una adolescente.

A pesar de que estaba en una silla de ruedas su rostro resplandecía como un Sol al amanecer.

"Cómo no señorita, ¿qué línea de tren va a coger para llegar a su destino?". le respondí intentando regalarle una sonrisa.

Su tren tardo unos minutos en llegar. Me quede con las ganas de preguntarle de cómo le era posible estar tan alegre y feliz estando en esa situación.

Como le iba a preguntar yo que estaba mil veces mejor que ella.

Me puedo mover libremente, puedo ir donde se me antoje sin depender de nadie, puedo practicar cualquier deporte, subir cualquier montaña........

Volví a meditar sobre lo infeliz que me sentía antes de encontrar a la chica y empezó a darme vergüenza de haberme sentido así.

Solo estuve preocupándome del mal día que tuve, estuve pensando en lo negativo de mi vida.

¡Que vergüenza!

"Ya llega mi tren señor"

Le ayude a subir el tren y con una sonrisa (esta vez sincera) le deseé un bonito día.

Cuando perdí el tren de vista, empecé a repasar en las cosas positivas que puedo gozar en mi vida.

No tarde mucho y empecé a sentirme bien y contento con ganas de disfrutar del presente a pesar de que tuve un mal día.

Existe un proverbio que dice que cuándo los vientos se levantan o cambian rumbo hay gente que empieza a construir muros, pero otros construyen molinos.

Sí, en la vida encontramos muchos vientos, pero en vez de gastar nuestras energías en construir muros podemos construir molinos y ganar energías de estos vientos.

¿Recordamos a la chica en la silla de ruedas?

Si hubiese construido muros para detener los vientos se habría agotado y se hubiese deprimido por no poder controlar los vientos.

Sin embargo construyo molinos aceptando su situación y ensañando a los demás a ser positivos.

Espero que en tu vida aprendas a construir molinos y no muros.

Si conoces a alguien que pueda sacar provecho de esta anécdota no vaciles en mandárselo.

Saludos
Carlos / 04.06.2001
El corazón azul del océano

Dona_57 dijo...

Asun:

Muchas gracias amiga por acordarte de mi al recibir este escrito, te puedes creer que he emocionado a medida que iba leyendolo.

Besos con cariño...LOLA

asun dijo...

No sabía como hacértelo llegartu le habrías puesto música y bonitos colores !!!!!!!!!!
Besos